El frac, viene de la casaca y la chupa que lucían los militares en los siglos XVII y XVIII.

El frac es de origen Ingles, esta prenda se podían ver en la clases alta tanto por la mañana como por la noche.

 Si hacemos caso a Elvira González Asenso, del Museo del Traje, la evoculicón fue la siguiente:

 - La casaca del uniforme militar fue convirtiéndose en levita especialmente desde el reinado de Carlos III, para el caso español. Tres fueron los cambios: se estrechó progresivamente, los pliegues fueron recortandose hacia la espalda y las vueltas de las mangas comenzaron a disminuir. Se conservó aproximadamente su longitud total (casi hasta la rodilla) y la abertura de la espalda, para poder seguir montando a caballo.

 - La chupa derivó hacia el chaleco al cambiar de tejido, acortándose su longitud hasta la cintura y perdiendo las mangas.

 - Las calzas por su parte se suprimieron para ser sustituidas por el actual pantalón. Su origen está en la Revolución Francesa, en la cual los sans-culottes primero y los dandis después fueron imponiendo poco a poco el pantalón, más largo y menos ceñido que la calza, como prenda de vestir para el hombre, la mujer tardaría más tiempo.